Archivo del sitio

Los primeros académicos y eruditos SUD

“Si la obtención y aplicación del conocimiento ha sido siempre una “larga y continua paciencia”, no debemos llegar a pensar que los miembros de la Iglesia están exceptuados de los afanes del joven discípulo del relato. El profesionalismo y la autoridad en ciencia se logran al tener un dominio completo sobre el paradigma que rige cada campo de investigación. Un experto debe lograr convertir esos paradigmas en herramientas de trabajo y utilizarlas de forma rápida, habilidosa y casi inconsciente para resolver los problemas dentro de su área.

image

Hacia 1907 B.H. Roberts, a la sazón integrante del Primer Consejo de los Setenta, polemizaba con el crítico Theodore Schroeder en un debate sobre el origen del Libro de Mormón. Roberts publicaría tres tomos de la obra New Witnesses for God (1895-1911) en los que establecía la diferencia entre “evidencia interna” (aquella que surgía del estudio y análisis del propio texto) y “evidencia externa” (la provista por las Ciencias Naturales, la Arqueología, la Historia y otros textos) estableciendo un fundamento sobre el que construirían los que vendrían más adelante.

Para 1912, el Reverendo Franklin S. Spalding, iniciaba su ataque en contra de las traducciones de Joseph Smith, comenzando por el Libro de Abraham y recurriendo a diferentes egiptólogos de la época para que diesen su opinión. Resultado del informe: la Perla de Gran Precio era un fraude!… El propio B.H. Roberts llegó a confesar candorosamente que el método utilizado por Spalding era legítimo y aparentemente irreprochable.

Con el paso de las décadas se supo que las intenciones del Reverendo no habían sido tan limpias como parecían en un primer momento. Diversos allegados a su trabajo confirmaron que Spalding recelaba de la alta organización y actividad de la Iglesia, que su plan maestro consistía en lograr la deserción de la membresía intelectual de la misma y que para ello no dudó en dejar fuera del informe las opiniones de egiptólogos que no apoyaban su visión. De hecho, en aquella ocasión, la defensa de los principios de imparcialidad y el rechazo a la metodología utilizada corrió por cuenta de investigadores no mormones. No había entre las filas de miembros quien estuviera capacitado para hacerlo.

Lee el resto de esta entrada

La erudición de los primeros líderes de la Iglesia

La erudición de los primeros lideres de la Iglesia

La erudición es “un saber profundo en un tipo de conocimientos”. Algunos de los primeros lideres de la Iglesia son considerados como eruditos debido a sus profundos conocimientos de las escrituras y del evangelio restaurado.

Aunque son muchos, en este articulo solo mencionare a los más influyentes:

Lee el resto de esta entrada

El valor de la Erudición SUD

Obviamente, la erudición no reemplaza a la confirma­ción espiritual como fuente del testimonio. Tal y como dijo el élder B. H. Roberts (1857-1933), de los Setenta: El poder del Espíritu Santo “siempre debe ser la fuente principal de evidencia en cuanto a la veracidad del Libro de Mormón; toda otra ocupa un lugar secundario… Sea como sea que se presenten otras evidencias y cualquiera que sea la exactitud con que se expliquen, ningún razonamiento  por  más  hábilmente  que  se  exprese,  podrá jamás reemplazar  [al Espíritu Santo]”.

Aun así, el estudio académico ocupa un lugar firme, incluso en los asuntos espirituales. El Señor dijo en una revelación dada en 1829 a Oliver Cowdery por medio del profeta José Smith: “Sí, he aquí, hablaré a tu mente y a tu corazón por medio del Espíritu  Santo… ” (D. y C. 8:2;cursiva agregada). En 1832, el Señor dijo al profeta José Smith: ” … buscad conocimiento tanto por el estudio como por la fe” (D. y C. 88:118). Tal y como observó un escritor: ”Aquello que no se puede defender se abandona con rapidez. Un argumento racional no genera la creencia, sino que mantiene un clima en el que ésta puede florecer”

El concienzudo estudio académico nos ayuda a entender de manera más plena, profunda y precisa. “A fin de que se conozca, la verdad debe declararse”, dijo el élder Roberts, “y cuanto más clara y completa sea la declaración, mejor será la oportunidad para el Espíritu Santo de dar testimonio al alma de los hombres de que la obra es verdadera”. (Peterson, Daniel C. “Mas evidencias para el Libro de Mormón”, Liahona Septiembre 2000 pag. 28)

Bruce R. McConkie

Bruce R. McConkie es considerado como uno de los mayores estudiosos del Evangelio de esta dispensación, sus escritos son cita recurrente para los miembros para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en todo el mundo.

Reseña biográfica:

Bruce Reed McConkie Hijo de Osear W. McConkie y de Vivian Redd el  élder McConkie nació el 29 de julio de 1915 en Ann Arbor, Michigan, cuando su padre estaba estudiando leyes en la Universidad de Michigan. A la edad de once años juntaba a sus hermanos y hermanas y les leía el Libro de Mormón.
Estudió en la Escuela Secundaria S.U.D. de Salt Lake City, durante los dos últimos años de la misma, y en los años 1934 a 1936 cumplió una misión en los Estados del Este. En 1939 recibió su bachillerato en leyes de la Universidad de Utah, y en junio de 1967 recibió su doctorado en el mismo campo. E1 12 de Octubre de 1937 se casó con Amelia Smith, hija del presidente José Fielding Smith. El 6 de octubre de 1946 fue apartado como miembro del Primer Consejo de los Setenta.

El élder McConkie fue miembro de la Sociedad de Abogados del Estado de Utah. Ejerció la abogacía y ocupó el puesto de subagente municipal del Ministerio Público y oficial en el Departamento de Información Secreta en el ejército norteamericano.
Se afilió a la Legión Americana y tuvo el rango de teniente coronel de la Reserva de Artillería.
Por muchos años fue el coordinador de la Iglesia para los hombres en las fuerzas armadas. También fue presidente de la Misión Australiana del Sur. Se le ordenó como miembro del Consejo de los 12 Apóstoles , el  12 de Octubre de 1972.

Lee el resto de esta entrada

El poder purificador de Getsemaní

Este fue el ultimo testimonio del Elder Bruce R. McConkie (uno de los grandes teólogos de esta dispensación), ahora podemos escucharlo gracias a Mario Gonzales quien subió este vídeo a YouTube.

El legado de Robert J. Matthews

El erudito en las escrituras y clave en la Edición de la Biblia Sud, falleció a los 82 años. Robert J. Mattews era un adolescente durante la segunda guerra mundial cuando oyó por primera vez que el fundador de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, José Smith, había hecho, lo que para él fueron inspirados cambios en la Biblia. A los 17 años de edad, el 9 de julio de 1944, escuchó al Elder Joseph Fielding Smith del Quórum de los Doce decir en una emisión de radio KSL que José Smith había corregido un verso en la Biblia por revelación.El hermano Matthews tuvo una experiencia espiritual. El dijo en una entrevista de un diario sobre el Estudio del Libro de Mormón –“La revelación de palabras significa algo. Yo no sabía que José Smith había realizado algunas correcciones en la Biblia. Las declaraciones de Joseph Fielding Smith penetraron en mi”.
Ese día de 1944, el hermano Matthew comenzó la búsqueda para aprender sobre lo que es llamado la Traducción de José Smith. Antes de que muriera el domingo 30 de agosto, a la edad de 82 años de complicaciones a una cirugía al corazón, fue conocido como experto en el mundo sobre la traducción.
Mattews probablemente hubiera preferido que la gente no lo recordara por su papel en la traducción de José Smith, en especial entre los miembros de la iglesia. Sin embargo su trabajo en la Traducción de José Smith fue su logro más grande y que fue mencionado el lunes en el Deseret News.


Oscar W. McConkie, autor y presidente de la firma de abogados Kirton & McConkie, era un representante regional en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cuando llamó a Mattews a ser un Presidente de Estaca, -“En mi opinión, Robert J. Mattews, es uno de los grandes hombres de esta dispensación. Hizo un poderoso trabajo en la Traducción de José Smith. Mi hermano, el Elder Bruce R. Mc quien fue miembro del Quórum de los Doce Apóstoles, insistió en tener la traducción de José Smith en nuestras escrituras, pero él no podría haberlo hecho sin el estudio de Robert J. Mattews”.
Su capacidad hizo mucho por su personalidad y tenacidad en su trabajo académico. Cuando primero se interesó en la obra de la Traducción de José Smith sobre la Biblia, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días no confiaba en los ejemplares impresos por la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ahora llamada La Comunidad de Cristo.
De acuerdo a un ensayo por el Profesor de la Universidad de Brigham Young, Robert L. Millet en el libro “La Traducción de José Smith: La restauración de las cosas claras y preciosas”. Muchas veces le fue consultado por sus colegas para citar la versión de José Smith.
Monte Nyram, un profesor jubilado de escrituras antiguas de la Universidad de Brigham Young, dijo: -“Viví en ese periodo. Nadie sabía acerca de la Traducción de José Smith – me refiero a que había poco conocimiento – pero hoy tenemos a los pie de página en la versión de la Biblia que usa la Iglesia y abiertamente hablando, él realizó una gran contribución al entendimiento de la Iglesia sobre este materia”.

La desconfianza surgió debido a qua la Iglesia Reorganizada no permitía que ningún miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días inspeccionara los documentos de la Traducción de José Smith. El hermano Mattews comenzó a solicitar permiso para ver los documentos originales. Le tomo quince años antes que finalmente se le permitiera verlos en 1968.

Kent P. Jackson, profesor de escritura antigua de BYU, manifestó. –“El fue el primer miembro de la Iglesia de Jesucristo, desde 1845 tener acceso a los manuscritos originales. Su investigación provocó un cambio serio en el pensar de los miembros y los líderes de la Iglesia”. En resumen, la versión publicada por la Iglesia Reorganizada fue muy precisa.

Philips Barlow, presidente de Arrington de Historia y Cultura Mormona de la Universidad del Estado de Utah, indicó que Matthews formuló tres importantes contribuciones a la Traducción de José Smith. En primer lugar, ningún erudito que trabaje en la Traducción de José Smith puede ignorar el trabajo de Matthews. En segundo lugar, sin el trabajo de él, sería difícil ver como la Traducción podría haberse incluido en la edición SUD de la Biblia. En tercer lugar, los esfuerzos de Matthews desempeñaron un papel importante, junto a la labor de otros eruditos, en el acercamiento de relaciones entres ambas Iglesias”.
En 1979, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días publicó una nueva edición de la Versión de la Biblia del Rey Santiago. El hermano Mattews trabajó en el Comité de Publicaciones de Escrituras, dirigido por el Elder Thomas S. Monson, Elder Boyd K. Packer y Elder Bruce R. McConkie del Quórum de los Doce. La nueva Biblia incluyó, por primera vez, pies de páginas que contenían fragmentos de la Traducción de José Smith. La experiencia del hermano Matthews contribuyó con su experiencia al volumen del diccionario de la Biblia.
El trabajo del hermano Mattews no solo estaba limitado a la Traducción de José Smith. Fue uno de los cuatro editores principales de la “Enciclopedia del Mormonismo”. Fue profesor de religión en BYU hasta que se retiró en 1992.
(Fuente: DESERET NEWS. Traducción Luís Córdova A., tomado de http://www.pendonsud.info).

La influencia de Truman G. Madsen

Aunque esta noticia es pasada creo que es importante que los SUD de habla hispana conozcamos la obra del hermano Truman G. Madsen.

El Hno. Madsen fue un académico en el área de religión y filosofía de BYU autor de muchos libros, gran estudioso de la vida de José Smith y una autoridad en el ámbito de la doctrina comparable solo con Hugh Nibley.

DeseretNews – 28 Mayo 2009- La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días perdió este jueves a uno de sus grandes oradores y eruditos Truman G. Madsen.
El emérito profesor de filosofía de la Universidad de Brigham Young y anterior director del Centro de Jerusalén para Estudios del Cercano Oriente falleció en su hogar en Provo tras una larga lucha con el cáncer a la edad de 82 años.
El hermano Madsen era considerado un filosofo, un ensayista, profesor y biógrafo. Era nieto de Heber J. Grant, séptimo presidente de la Iglesia de Jesucristo SUD. Enseñó en BYU durante 37 años. Terryl. L. Givens, profesor de literatura y religión de la Universidad de Richmond, dijo – “Pienso que Truman fue uno de los pioneros que atrajeron a intelectuales de otras fes a un dialogo con intelectuales mormones, también examinó las riquezas filosóficas de las contribuciones de José Smith para una audiencia SUD.”. Givens lo comparó con Hugh Nibley, quién también inspiró a una generación de estudiantes SUD a buscar una síntesis fidedigna del verdadero rigor intelectual como una comisión espiritual.

En un momento en que el mormonismo todavía era ignorado o no era considerado seriamente, y a raíz de las relaciones personales de Madsen y el respeto que se ganó entre sus colegas, pudo llevar al mormonismo a un plano de muchas charlas religiosas e intelectuales a niveles muy altos que no había estado antes.

El hermano Madsen estaba muy interesado en José Smith y en ayudar a millones a conocer nuevamente al hermano José – de hecho su obituario comienza con las palabras “¡Oh, José!”
Un escritor prolífico, el hermano Madsen fue autor de numerosos libros, incluyendo “El Templo: Donde el Cielo se junta con la Tierra” y “Jesús de Nazaret” (cuatro volúmenes) También tenía muchos trabajos de audio y video de gran alcance popular, incluyendo variadas conferencias que llegaron en cintas a los miembros de la iglesia, tales como “José Smith, el Profeta” y “La vida y enseñanzas del Profeta José”.
 

Sheri Dew, presidenta del Deseret Book CO., señaló –“El hermano Truman Madsen era de una clase diferente, él no solo habló la lengua del erudito, sino que tenía la capacidad para enseñar incluso los conceptos más complejos de una manera significativa para el resto de nosotros”James E. Faulconer, Richard L. Evans, catedráticos en estudios religiosos de BYU, describieron al hermano Madsen como “muy elegante y muy fiel”, nos deja uno de los pocos oradores de la Iglesia “Fue un gran partidario de lo intelectual y admirado filosofo”. (Traducción de Luís Córdova y Yamil Inostroza publicada en Yitsud.blogspot.com)

Para conocer más de la obra del Hno. Madsen ver: http://trumanmadsen.com/index.php
A %d blogueros les gusta esto: