Archivo del sitio

Teodicea

Autor: Madsen, Truman G.
Teodicea es el intento de explicar la bondad y el poder de Dios y la conciliación de estos con el evidente mal que existe en el mundo. Dado que la mayoría de los teólogos y filósofos religiosos de Occidente han asumido tanto el poder incondicional de Dios y su bondad absoluta, la existencia y la persistencia del mal son a menudo considerados inexplicables. En los últimos siglos, la ausencia de una convincente teodicea y el común teológico de recurrir al misterio han llevado a muchos al ateísmo.

Las fuentes escriturales de los Santos de los Últimos días han cambiado en alguna dimensión el problema y su solución.

Lee el resto de esta entrada

En las escrituras ¿Albedrío y libertad son lo mismo?

Albedrio
De acuerdo al segundo significado que la GEE le da a las palabras libertad y libre: “En sentido espiritual, la persona que se arrepiente y obedece la voluntad de Dios queda libre de la esclavitud del pecado (Juan 8:31–36) mediante la expiación de Jesucristo (Mosiah 5:8)”, podemos afirmar que de acuerdo con las escrituras el albedrío es una facultad y la libertad es un estado o condición espiritual.

¿Es correcto decir "libre albedrío"?

*Aunque algunos miembros de la Iglesia la usan con frecuencia, la frase “libre albedrío” es similar a la expresión “subir arriba” y constituye un pleonasmo (redundancia viciosa de palabras). Si acudimos a la Guía para el Estudio de las Escrituras (GEE) encontramos los siguientes conceptos:
Libertad, Libre.-El poder o facultad para actuar y pensar libremente, sin compulsión…
Albedrío.-La facultad y el privilegio que Dios da a las personas de escoger y actuar por sí mismas.
Podemos ver que las palabras albedrío y libre (de acuerdo al primer significado que le da la GEE) significan en esencia lo mismo.
Si revisamos las escrituras, no encontraremos la frase “libre albedrio”, es más solo encontraremos la palabra albedrio en las escrituras modernas (Doctrina y Convenios y en La Perla de Gran Precio) y no en las escrituras antiguas (La Biblia y El Libro de Mormón). La razón es que si bien la doctrina o el concepto de que el hombre tiene la facultad de elegir es muy antiguo, la palabra albedrío proviene del latín albritium y es de origen moderno.
La frase “libre albedrío” fue usada anteriormente por algunos líderes, libros y manuales de la Iglesia (por ejemplo podemos encontrarla aun en las ediciones del 2001 del manual de institutos del curso Doctrina del Evangelio). Hoy en día si revisamos por ejemplo los manuales actuales de Principios del Evangelio y Leales a la Fe podremos ver que solo se usa la palabra “albedrío”.
*Debemos tomar en cuenta que el significado y uso que el mundo le da a una palabra y el significado y uso que esa misma palabra tiene en las escrituras no siempre es el mismo.
A %d blogueros les gusta esto: