Archivo del sitio

El estudio sistemático y exhaustivo del evangelio

image

“La Iglesia hace gran hincapié en el conocimiento y en la importancia de estar bien informados acerca de la historia, la doctrina y las prácticas de la Iglesia. Con tal fin, se ha continuado con la investigación histórica en curso, las revisiones de los cursos de estudio y el uso de nuevas tecnologías que permitan un estudio más sistemático y exhaustivo de las Escrituras. Volvemos a instar a los miembros a estudiar los ensayos de Temas del Evangelio mencionados en los vínculos que se hallan a la derecha conforme “[busquen] conocimiento, tanto por el estudio como por la fe”.

https://www.lds.org/topics/essays?lang=spa

“Mientras que el estudio del Evangelio no requiere una formación académica formal, sí implica razonamiento y esfuerzo mental. El Señor espera que “[busquemos] diligentemente”. En nuestra búsqueda de la verdad, leemos, meditamos y analizamos la información y sopesamos su veracidad. Examinamos las hipótesis detrás de varias teorías, así como nuestros propios pensamientos y procuramos colocar los hechos en el contexto apropiado. Somos perceptivos y cuidadosos, recordando siempre que nuestro conocimiento es incompleto, pero que va en aumento. Buscamos continuamente el Espíritu y nos asimos a nuestra fe.”

https://www.lds.org/topics/gospel-study?lang=spa

Anuncios

La doc­trina verdadera

Las doctrinas son enseñanzas. Están clasificadas en Verdaderas o falsas. La doctrina Verdadera Viene de Dios, fuente de toda verdad y son las enseñanzas y conceptos hallados en el evangelio. Las falsas doctrinas vienen de abajo. Su fuerza está en pervertir, cambiar y alterar la verdad revelada; así, al obedecer directivas falsas, los hombres no alcanzarán la salvación en el mundo celestial.
La doctrina Verdadera se halla siempre en la Iglesia Verdadera del Señor, porque el canal de comunicación entre Dios y su pueblo está abierto. Las falsas doctrinas abundan en iglesias que niegan la revelación contemporánea y por lo tanto no tienen una manera de comparar opiniones y conceptos para Ver si se ajustan a la Voluntad y pensamiento de la Deidad. Por supuesto que hay mucha Verdad en esas iglesias, pero esas iglesias que no tienen la plenitud del evangelio, tienen mucho error y falsedad mezcladas con las Verdades. Y la plenitud de la salvación puede llegar solamente a los que creen y se ajustan a la plenitud de la doctrina revelada del Señor.
La doctrina del evangelio es sinónimo de las Verdades de salvación que comprenden credo, enseñanzas y teorías verdaderas halladas en las escrituras; incluye principios, preceptos y filosofías reveladas de religión pura; en sus pliegues están envueltos los dogmas proféticos, máximas y pensamientos; los Artículos de Fe son parte y porción de ella y también lo son cada palabra inspirada de los agentes del Señor.
La doctrina de salvación está registrada en las escrituras. (2 Tim. 3:14-17.) El Libro de Mormón ha salido en estos días para que los hombres puedan “aprender doctrina.” (Isa.29:24; 2 Ne. 27:35.) La Biblia y el Libro de Mormón “crecerán juntamente para confundir las falsas doctrinas.” (2 Ne. 3:12.) Para que los “puntos verdaderos” de la doctrina del Señor puedan ser conocidos nuevamente, el Verdadero evangelio ha sido restaurado (D. Y C.10:62); y estos puntos Verdaderos de la doctrina se hallan ahora en la Iglesia verdadera. (D. Y C. 11:16.)
La Verdadera doctrina de Cristo es que todo hombre Venga a él, gane fe, se arrepienta, se bautice, reciba el Espíritu Santo y persevere hasta el fin para ganar la salvación. (2 Ne. 31:17-21; 3 Ne.11:29-41; D. Y C. 10:67; 68:25.)
La conversión a la Verdad Viene con la aceptación de la doctrina verdadera. (1 Ne.15:15; 3 Ne. 21:6.) Se espera que los así convertidos “hablen … por doctrina” (1 Cor. 14:6); “enseñéis el uno al otro la doctrina del reino” (D. Y C. 88:77); “se perfeccionen en el entendimiento de su ministerio, en teoría, en principio y en doctrina” (D. Y C. 97:14); a “obrar en doctrina (D. Y C. 101:78); y a aprender más doctrina por revelación del cielo. (D. Y C.121:45-46.)
En el análisis final, la verdad de la doctrina puede saberse solamente a través de la revelación alcanzada como resultado de la obediencia. “Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió,” proclamó nuestro Señor. “El que quiera hacer la Voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta.” (Juan 7:16­17.) Se han puesto apóstoles y profetas en la Iglesia con el propósito de enseñar e identificar la doctrina verdadera, para evitar que el hombre sea “llevado por doquiera de todo viento de doctrina.” (Efe 4:11-14.) Si una iglesia no tiene profetas y apóstoles, entonces no hay forma de saber si sus doctrinas son falsas o verdaderas. “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ese sí tiene al Padre y al Hijo.” (2 Juan 9.)
La falsa doctrina es del diablo (1 Tim. 4:1; D. Y C. 10:63; 46:7), y los hombres que la predican lo hacen “por causa de las riquezas y los honores.” (Alma 1:16.) No hay salvación en la creencia o enseñanza de doctrinas falsas. “Pues en vano me honran enseñando como doctrina mandamientos de hombres.” (2 Tim. 4:3.)
La apostasía surge de la enseñanza de falsas doctrinas. Nefi describió nuestro actual mundo religioso diciendo: “Si, habrá muchos que de esta manera enseñarán falsas, vanas y locas doctrinas,” y especificando que “A causa del orgullo, y a causa de falsos maestros sus iglesias se han corrompido.” Hablando de todo el mundo dijo: “Todos se han extraviado, salvo unos pocos que son humildes discípulos de Cristo; sin embargo, son guiados de tal manera que a menudo yerran porque son enseñados por los preceptos de los hombres.”
Y entonces agrega esta frase terrible: “Y todos aquellos que predican falsas doctrinas, . . . ¡ay, ay, ay de ellos, dice el Señor Dios Todopoderoso, porque serán arrojados al infierno!” (2 Ne. 28:5-15.)

Bruce R. McConkie (Doctrina Mormona, pagina 226-228)

Fuente de la Doctrina

Dios es la fuente de la doctrina. No es inventada o desarrollada por el hombre. Se basa en la verdad eterna y es revelada por Dios al hombre. Se puede entender correctamente sólo por revelación, por medio del Espíritu de Dios (1 Corintios 2:11-14; Jacob 4:8).

Dios dispensa verdades eternas “línea sobre línea, precepto por precepto” (2 Nefi 28:30). De vez en cuando, ha revelado la plenitud del Evangelio, y los que lo han aceptado y vivido fueron recibidos en su presencia. Cuando la gente ha ignorado o rechazado su evangelio, Dios en ocasiones ha retenido su Espíritu, y la gente ha tenido que vivir en un estado de oscuridad espiritual (ver Apostasía).

Lee el resto de esta entrada

Las doctrinas básicas

Doctrinas Basicas

En el año 2007 la Iglesia publico por primera vez las “Doctrinas Básicas”, un breve pero excelente compendio de la doctrina oficial de la Iglesia para su uso en seminarios e institutos, en el 2012 se publico una actualización y también una versión simplificada para su uso en el Curso  “Ven, sígueme”.

Lee el resto de esta entrada

Difrerencia entre Doctrina, Principio y Aplicación

Doctrina

Lee el resto de esta entrada

Nuevos Cursos de Institutos

FundamentosFundamentos de la Restauración: Manual para el maestro

Este curso, Fundamentos de la Restauración (Religión 225), ofrece a los alumnos la oportunidad de estudiar las revelaciones fundamentales, la doctrina, los acontecimientos históricos y las personas de interés para el desarrollo de la Restauración de la Iglesia de Jesucristo tal como se encuentra en los libros canónicos, las enseñanzas de los profetas de los últimos días y la historia de la Iglesia. El curso proporcionará a los alumnos la base doctrinal y el contexto histórico necesarios para obtener una comprensión exacta de la doctrina y la historia de la Iglesia. Los alumnos aumentarán su capacidad de buscar la verdad, evaluar la validez y confiabilidad de las fuentes de información, y discernir la verdad del error. Los alumnos estudiarán las Escrituras, la doctrina de la Iglesia y la historia de la Iglesia de maneras que se relacionan con su vida y sus circunstancias. El presidente Gordon B. Hinckley (1910–2008) testificó acerca de la realidad de la Restauración:

“Ésta es la Iglesia restaurada de Jesucristo. Nosotros somos Santos de los Últimos Días. Testificamos que los cielos se han abierto, que se ha partido el velo, que Dios ha hablado y que Jesucristo se ha manifestado a Sí mismo…

“Gracias sean dadas a Dios por Su maravilloso otorgamiento de testimonio, autoridad y doctrina relacionados con ésta, la Iglesia restaurada de Jesucristo.

“Éste debe ser nuestro grandioso y singular mensaje al mundo, el cual no ofrecemos con jactancia. Testificamos con humildad, pero con solemnidad y absoluta sinceridad” (“El maravilloso fundamento de nuestra fe”, Liahona, noviembre de 2002, pág. 81).

https://www.lds.org/manual/foundations-of-the-restoration-teacher-manual?lang=spa

Lee el resto de esta entrada

Introducción

Desde muy pequeño mi pasatiempo favorito fue la lectura, así que desde mi bautismo en 1987 me volví en un asiduo lector de las escrituras y de todo libro o manual de la Iglesia que podía conseguir. En la misión (1990-1992) tuve la gran oportunidad de estudiar las escrituras con más detenimiento, lo cual me sirvió muchísimo para incrementar mi conocimiento, comprensión y testimonio del evangelio restaurado.

Después de la misión continúe con mi estudio personal del evangelio. Durante algunos años tuve la oportunidad de servir como maestro de seminarios e institutos, pero por mi horario de trabajo tuve que dejar de enseñar. En el año 2005 luego de algunos años al volver a servir como maestro de Institutos, sentí la gran necesidad de hacer un estudio más serio, profundo y sistemático de la doctrina oficial de la Iglesia, durante muchos años los únicos recursos disponibles en español para hacer un estudio sistemático de la doctrina eran el manual Principios del Evangelio y los tres tomos de Doctrina de Salvación.

El manual Principios del Evangelio aunque es muy claro y contiene la doctrina oficial de la Iglesia, su contenido es de un nivel doctrinal básico (ideal para investigadores, nuevos conversos y futuros misioneros).

Los tres tomos de Doctrina de Salvación aunque contienen comentarios doctrinales de un nivel intermedio, tienen la desventaja de que no todo su contenido representa la doctrina oficial de la Iglesia. Estos tres tomos contienen las opiniones personales del Elder Joseph Fielding Smith cuando era miembro del Quórum de los Doce, es así que aunque en estos libros encontraremos muchas opiniones que concuerdan con la doctrina oficial de la Iglesia (es más muchas de estas opiniones nos ayudan a comprender mejor las doctrinas del evangelio restaurado), también encontraremos algunas opiniones que no concuerdan con la doctrina oficial de la Iglesia y otras que van más allá de lo que Dios a revelado sobre algunos temas (especulaciones personales, que podrían o no ser correctas).

Luego de un tiempo de estar buscando una publicación oficial de la Iglesia que me ayude en mi objetivo, vi en un estante de la oficina de un coordinador del SEI un manual que nunca antes había visto y que llamo mucho mi atención por su nombre “Doctrina del Evangelio”, le pedí una copia y empecé a estudiarlo, para mi sorpresa era justamente lo que estaba buscando. Al haber dejado de enseñar en Institutos por varios años no me había enterado que en el año 2001 la Iglesia había publicado el manual de institutos Doctrina del Evangelio en español el cual en su introducción dice “El curso Doctrina del Evangelio, Religión 430 y 431, se ha creado con el fin de ayudarle a estudiar, en forma sistemática en los libros canónicos de la Iglesia, los principios y la doctrina del Evangelio de Jesucristo.” (Doctrina del Evangelio, Manual del alumno, Pagina 5)

Este magnífico recurso vino a satisfacer la gran necesidad que había entre aquellos que deseábamos hacer un estudio sistemático de la doctrina oficial de la Iglesia. Este manual es indispensable en la biblioteca de todo estudiante serio del evangelio restaurado, pues contiene muchas referencias tanto de las escrituras, como de las enseñanzas inspiradas de los apóstoles y profetas de esta dispensación.

Aunque el manual mencionado es muy bueno, con un contenido doctrinal de nivel intermedio y expone las principales doctrinas del evangelio, creo que todavía es posible profundizar un poco más. Esta es la razón que me llevo a emprender un esfuerzo personal por hacer un compendio doctrinal más amplio y profundo. Sé que esto puede parecer jactancioso de mi parte, por eso me apresuro a señalar que sé que los únicos que pueden exponer la doctrina de la Iglesia son los apóstoles y profetas (DyC 52: 9, 36).

Sobre este tema el presidente Ezra Taft Benson enseño: “¿A cuál fuente debemos recurrir para enseñar el gran plan del Dios Eterno? Las Escrituras, naturalmente; en particular el Libro de Mormón. Esta [fuente] también incluye las demás revelaciones modernas, junto con las palabras de los apóstoles y profetas, y los susurros del Espíritu” (véase Liahona, julio de 1987, pág. 87).

Mi labor por lo tanto solo consistirá en buscar, clasificar y ordenar referencias tomadas de las escrituras y de las enseñanzas inspiradas de los apóstoles y profetas de esta última dispensación siguiendo el modelo del manual Doctrina del Evangelio.

El deseo de saberlo todo

image

Aquellos que estamos tratando de seguir el mandato del Señor de “busca[r] conocimiento tanto por el estudio como por la fe” (DyC 88:118) debemos tener mucho cuidado. Comparto aquí la advertencia de un apóstol:

“El presidente Spencer W. Kimball, cuando integraba el Quórum de los Doce, describió esta técnica: “Lucifer y sus secuaces conocen los hábitos, debilidades y puntos vulnerables de cada uno, y los aprovecha para conducirnos a la destrucción espiritual” (El milagro del perdón, pág. 221).

“Pero la debilidad no es nuestro único punto vulnerable. Satanás también puede atacarnos en los puntos en que nos consideramos fuertes, en aquellos aspectos en donde nos sentimos orgullosos de nuestra resistencia. Satanás nos tentará por medio de nuestros más grandes talentos y dones espirituales. Si no somos precavidos, Satanás puede ocasionar nuestra ruina espiritual pervirtiendo nuestros puntos fuertes, así como explotando nuestras debilidades.

Lee el resto de esta entrada

Temas del Evangelio

Nota.- Por fin luego de un año la Iglesia acaba de actualizar la sección Temas del Evangelio de su pagina web en español. A pesar que no se han traducidos todos los artículos de la versión en ingles, ahora si podemos encontrar los artículos que tratan los temas que más interrogantes causan entre los investigadores y los miembros de la Iglesia. En verdad es un gran recurso de estudio, esperamos que siga siendo actualizado hasta contar con todos los artículos de la versión en ingles. Lo mejor de todo es que los investigadores sinceros y los miembros fieles de la Iglesia de habla hispana ya no tendrán que depender de las paginas web anti mormonas o SUD de tendencias liberales para conocer y comprender los temas más polémicos de nuestra historia, doctrina y practicas.

Temas del Evangelio

Lee el resto de esta entrada

La Iglesia ofrece contexto para la cobertura reciente de los medios de comunicación sobre las páginas de Temas del Evangelio

La Iglesia ofrece contexto para los medios de comunicación sobre las páginas de Temas del Evangelio

SALT LAKE CITY — La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ofrece la siguiente información en respuesta a consultas realizadas por los medios de comunicación:

Por muchos años la Iglesia ha tenido en su sitio web principal una sección de referencias para varios “temas del Evangelio” presentados en orden alfabético. A partir de noviembre de 2013, la Iglesia comenzó a suplementar ese material al publicar ensayos profundos sobre temas de interés general, entre ellos relatos de la primera visión de José Smith, el proceso de traducción de El Libro de Mormón y muchos otros (véase la lista completa más abajo). La página Temas del Evangelio en LDS.org fue luego rediseñada a fin de representar un mejor recurso para el estudio personal de los miembros de la Iglesia.

Lee el resto de esta entrada

Opiniones personales

https://i0.wp.com/www.apologeticsmann.com/wp-content/uploads/2015/03/PICT0011.jpg

“Muchas personas escriben o predican sus puntos de vista. Algunos, por medio del estudio y la obediencia, pueden aprender verdades que van más allá de la posición oficial de la Iglesia, pero esto no los autoriza a hablar oficialmente por la Iglesia o de presentar sus puntos de vista como obligatoria para la Iglesia. Hay muchos temas que no están claros en las Escrituras y sobre los que la Iglesia no ha hecho una declaración oficial. En tales asuntos, uno puede encontrar diferencias de opinión entre los miembros y los líderes de la Iglesia. Hasta que la verdad de estos asuntos se de a conocer por revelación, hay espacio para diferentes niveles de comprensión e interpretación de las cuestiones no resueltas.”

Doctrine: Meaning, Source, and History of Doctrine. Encyclopedia of Mormonism

 

Lee el resto de esta entrada

Los tres grados o reinos de gloria

Las Cosas Nunca Vistas

“Como joven adolescente, deseoso de obtener un testimonio propio, y como aspirante al título de científico,  me llené de inmensa satisfacción al descubrir que la ciencia y la religión concordaban de una manera muy sencilla.”

Por Don Lind
Hace muchos años, Heber C. Kimbal, uno de los grandes apóstoles pioneros, dijo: 
¡”Para hacer frente a las dificultades que sobrevendrán, os será necesario tener un conocimiento personal de la veracidad de la obra…. De lo contrario, no podréis permanecer. Vendrá el tiempo cuando no habrá hombre o mujer que pueda sobrevivir con luz prestada.  Cada quien tendrá que guiarse por la luz que posea dentro de sí mismo”. (En Orson F. Whitney, Life of Heber C. Kimball, Salt Lake City: Bookcraft, 1945, pág. 450.)
En los últimos años de mi adolescencia, al empezar mi carrera científica en la Universidad de Utah, sentí la necesidad de evaluar mi testimonio del evangelio. No quería creer en él simplemente porque mis padres decían que era verdadero, sino que quería obtener una convicción propia. Necesitaba contar con mi propia luz, y por eso emprendí la búsqueda; no para desafiarlo, sino para descubrir su veracidad por mí mismo.
Al cursar mi carrera en la universidad, escuchaba a algunas personas decir que la ciencia y la religión no eran compatibles, que no había forma de que una persona que estuviera bien preparada académicamente pudiera poseer al mismo tiempo un testimonio del evangelio. Sin embargo, yo descubrí que eso no era cierto. Como joven adolescente, deseoso de obtener un testimonio propio, y como aspirante al título de científico,  me llené de inmensa satisfacción al descubrir que la ciencia y la religión concordaban de una manera muy sencilla. Me gustaría compartir algunos puntos de vista que muestran como encajan.

Lee el resto de esta entrada

¿Cual es la diferencia entre doctrina, principios y comportamiento?

“Por lo general, la doctrina responde a la pregunta “¿por qué?“, mientras que los principios responden a la pregunta “¿qué?“. Siempre que hacemos hincapié en cómo hacer algo sin referencia al por qué lo hacemos o a qué hacemos, nos arriesgamos a traspasar lo señalado. En última instancia, caemos en la trampa que Pablo describió a los corintios: “la letra mata, mas el espíritu vivifica” (2 Corintios 3:6). 
(Elder Quentin L. Cook, “Traspasar lo Señalado”, Liahona de Marzo de 2003, página 24)

Libro: Doctrina Mormona en Español

Doctrina Mormona (originalmente subtitulada un compendio del Evangelio) es un libro escrito por Bruce R. McConkie, quien fue una autoridad general de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Es libro fue escrito sobre todo para una audiencia Santo de los Ultimo Días, es un libro de consulta común entre los líderes y los miembros de la Iglesia.
En 1958 McConkie, que en ese entonces era miembro del Primer Consejo de los Setenta, publico el libro Doctrina Mormona: Un Compendio del Evangelio. El lo describió como “la primera tentativa de resumir, explicar, y analizar todas las doctrinas importantes del reino”, “el primer compendio extenso del Evangelio”, y “la primera tentativa de publicar un comentario enciclopédico que cubra el campo entero de la religión revelada”. Él incluyó una declaración de que solo él era responsable de las interpretaciones doctrinales. Aunque no representa la doctrina oficial de la Iglesia sino las opiniones personales del Elder McConkie, es un gran recurso para todo estudiante del Evangelio.

A %d blogueros les gusta esto: