Archivo del sitio

Video: En la obra del Señor, La vida de Thomas S. Monson

Elizabeth McCune y las primeras hermanas misioneras

José, Episodio 6: Tan calmado como una mañana de verano (1839-1844)

Susan Easton Black presenta este programa que se embarca en una exploración de la vida y de las enseñanzas de José Smith. Un programa conjunto de BYU Broadcasting y el departamento de educación religiosa de BYU, con la facultad de BYU y otros prominentes eruditos SUD.

Este episodio examina el recogimiento de los Santos europeos, la construcción del Templo de Nauvoo, la fundación de la Sociedad de Socorro, y el martirio de José en Cartage.

José, Episodio 5: Paz a vuestra alma (1836-1839)

Susan Easton Black presenta este programa que se embarca en una exploración de la vida y de las enseñanzas de José Smith. Un programa conjunto de BYU Broadcasting y el departamento de educación religiosa de BYU, con la facultad de BYU y otros prominentes eruditos SUD.

Este episodio examina la apostasía de Kirtland, el movimiento de los Santos de Missouri, la detención de José en Far West, la expulsión de los Santos de Missouri, y el encarcelamiento de José en la cárcel de Liberty.

José, Episodio 4: Una casa en su nombre (1832-1836)

Susan Easton Black presenta este programa que se embarca en una exploración de la vida y de las enseñanzas de José Smith. Un programa conjunto de BYU Broadcasting y el departamento de educación religiosa de BYU, con la facultad de BYU y otros prominentes eruditos SUD.

Este episodio examina la persecución de José en Hiram, Ohio, la expulsión de los Santos del condado de Jackson, Missouri, la expedición del Campo de Sión, la Escuela de los Profetas, y el edificio y la dedicación del Templo de Kirtland.

José, Episodio 3: La única Iglesia verdadera y viviente (1830-1832)

Susan Easton Black presenta este programa que se embarca en una exploración de la vida y de las enseñanzas de José Smith. Un programa conjunto de BYU Broadcasting y el departamento de educación religiosa de BYU, con la facultad de BYU y otros prominentes eruditos SUD.

Este episodio examina la organización de la Iglesia, la misión a los lamanitas, el movimiento de los Santos a Ohio y Missouri, y la traducción de José Smith de la Biblia.

José, Episodio 2: El más correcto de todos los libros (1823-1830)

Susan Easton Black presenta este programa que se embarca en una exploración de la vida y de las enseñanzas de José Smith. Un programa conjunto de BYU Broadcasting y el departamento de educación religiosa de BYU, con la facultad de BYU y otros prominentes eruditos SUD.

Este episodio examina el matrimonio de José con Emma Hale, la obtención de las planchas, la traducción del antiguo registro y la publicación del Libro de Mormón.

José, Episodio 1: Yo había visto una visión (1805-1823)

Susan Easton Black presenta este programa que se embarca en una exploración de la vida y de las enseñanzas de José Smith. Un programa conjunto de BYU Broadcasting y el departamento de educación religiosa de BYU, con la facultad de BYU y otros prominentes eruditos SUD.
Este episodio analiza el nacimiento y la infancia de José, su búsqueda del verdadero evangelio, la Primera Visión en la Arboleda Sagrada, y las visitas iniciales del ángel Moroni.

Vídeo: José Smith, El Profeta de la Restauración (Versión 2)

José Smith: El Profeta de la Restauración (Versión 1)

Una película sobre la historia verdadera del profeta José Smith. Él fue un hombre inspirado y muy humilde, fue un hombre de Dios. La Iglesia hizo dos versiones de esta película. Esta es la primera, y salió en un cine cerca del Templo de Salt Lake.

Vídeo: La restauración

Vídeo: Los seis periodos de la Historia de la Iglesia

Vídeo: Origen de la Iglesia

¿Como entender los acontecimientos históricos de la Iglesia?

Los tres niveles de la historia mormona

image

Dan Peterson, escribiendo en un foro, ofreció este ejemplo basado en una disertación a la que asistió presentada por el fallecido Stanley Kimball con relación a la complejidad de la historia mormona. Kimball habló de tres niveles de historia mormona. El nivel A, dijo, es la versión de la Escuela Dominical. Todo en el nivel A es obviamente bueno, verdadero y armonioso. El nivel B es la versión anti mormona de la misma historia. En este nivel, todo lo que parecía bueno, verdadero y armonioso se transforma en malvado, falso y caótico. Señaló que la Iglesia normalmente intenta mantener a sus miembros en el nivel A, o, al menos, no siente ninguna obligación institucional de llevarlos a un nivel más profundo. ¿Por qué no? Porque se pierden almas en el nivel B. Y, aunque el nivel C pueda ser más deseable académicamente, no puede llegarse a él sin cierta exposición al nivel B. Si él estuviera en una posición de liderato, aseguró, probablemente tomaría la misma decisión. Una vez que miembros de la Iglesia han estado expuestos al nivel B, sin embargo, su única esperanza es alcanzar la versión más rica y compleja de la historia que se halla en el nivel C – el cual, aseguraba él y yo estoy de acuerdo, vuelve a ser esencialmente, aunque más profundamente, como el nivel A. La única cura para mala historiografía es mejor historiografía. El único remedio para malos argumentos anti mormones son mejores contra argumentos…

Lee el resto de esta entrada

Lograr un equilibrio respecto a la historia de la Iglesia

POR EL ÉLDER STEVEN E. SNOW

Historiador de la Iglesia y miembro de los Setenta

La abrumadora evidencia de la historia de la Iglesia es positiva y promueve la fe. En todo su contexto, la historia es completamente inspiradora.

Me gusta leer relatos históricos de los primeros miembros de la Iglesia que dejaron sus hogares y que, con mucho sacrificio, se unieron a los santos. Sus historias me resultan impactantes y me da gran fortaleza leer acerca de lo que pasaron a fin de vivir y demostrar su fe al seguir a los profetas y hacer cosas difíciles. Al leer lo que ellos hicieron, en cierto modo lo que a uno le toca vivir no parece tan difícil.

Me encanta la historia de la Iglesia. Últimamente estoy leyendo más que nunca al respecto y me resulta fascinante y fortalece mi fe. Por ejemplo, es absolutamente sorprendente lo que lograron los primeros misioneros, que no tenían más recursos que una fe vehemente y un testimonio que los llevaba a hacer cosas asombrosas. Esos ejemplos me ayudan a entender que puedo hacer cosas difíciles si continúo nutriendo mi fe y mi testimonio. Una y otra vez mi testimonio se fortalece cuando veo lo que ha ocurrido con esta gran obra a medida que ha ido progresando.

Lee el resto de esta entrada

Los logros de la oficina del historiador de la Iglesia bajo la dirección del élder Marlin K. Jensen

Cuando el élder Marlin K. Jensen, de los Setenta fue llamado como registrador e historiador de la Iglesia en 2005, ocupó una posición que provino de los primeros días de la Iglesia, pero que había estado vacante desde 1997 y básicamente inactiva desde 1989.

Ahora bien, con su relevo el próximo mes de octubre, cuando se convertirá en Autoridad General emérita, el élder Jensen mira hacia atrás, a una cadena excepcional de logros del Departamento de Historia de la Iglesia durante sus siete años de servicio. Detalló algunos de ellos en un discurso el 21 de junio en el Museo de Historia de la Iglesia.

Lee el resto de esta entrada

Se llevará entre vosotros una historia

El élder Marlin K. Jensen, de los Setenta, fue el historiador y registrador de la Iglesia del 2005 al 2012. En diciembre del 2007 tuvo una conversación con representantes de las Revistas de la Iglesia sobre el pasado, el presente y el futuro de ese importante cargo.

¿Por qué se enseña a los Santos de los Últimos Días que es importante llevar registros y reunir y preservar la historia de la Iglesia?

Élder Marlin K. Jensen: En las Escrituras, especialmente en el Libro de Mormón, se deja en claro que las memorias son un principio fundamental y salvador del Evangelio. Llevamos registros a fin de poder recordar. Los recuerdos del pasado nos dan la debida perspectiva como hijos de Dios para tener fe en nuestro destino futuro y, por eso, para vivir en el presente con mayor fidelidad.

El 6 de abril de 1830, el día en que se organizó la Iglesia, el Señor le mandó al profeta José Smith: “He aquí, se llevará entre vosotros una historia” (D. y C. 21:1). Ésa es la revelación en la cual se basa el cargo de historiador y registrador de la Iglesia.

Ese día, el Profeta aprendió cuán importante es para el Señor que se lleve una historia de la Iglesia, y no tardó en llamar a Oliver Cowdery para ser el primer historiador y registrador de ésta. Al principio, él registraba las minutas de las reuniones, las bendiciones patriarcales, los datos de los miembros y los certificados de autoridad del sacerdocio; también empezó lo que se podría considerar una historia narrativa de la Iglesia.

La actividad de llevar registros comenzó con un mandamiento de Dios y continúa hasta hoy.

Lee el resto de esta entrada

Los Documentos de Jose Smith

José Smith recibió una revelación el día que se organizó la Iglesia, en Fayette, Nueva York (EE UU), en abril de 1830, “He aquí, se llevará entre vosotros una historia” (Doctrina y Convenios 21:1). Los esfuerzos del Profeta han provisto a los miembros de la Iglesia y a historiadores interesados un número de fuentes primarias que nos permiten reconstruir su extraordinaria vida. Evidentemente, a cualquiera que esté interesado en la vida de José Smith le gustaría disponer de más material – más cartas, actas, diarios, y demás cosas que su pluma haya redactado, pero dadas las realidades históricas de la vida del siglo XIX, podemos sentirnos afortunados de tener tanto material para poder estudiar su vida y ministerio.

Estos importantes documentos se conservan en diversos lugares de los Estados Unidos, que incluyen la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City y en la Biblioteca –Archivo de la Comunidad de Cristo en Independence, Missouri. en el pasado, los historiadores tenían que viajar a estos archivos para estudiar los documentos a fin de preparar libros y ensayos interpretativos. Debido a las limitaciones de espacio, sólo podían reproducir extractos de estas fuentes primarias – un acto de interpretación en sí, dejando al lector tan sólo “saborear” lo que revelan las fuentes originales.

Comenzando en la década de los años ´70, los líderes y eruditos de la Iglesia comprendieron que sería de gran ayuda proveer transcripciones precisas de estas fuentes primarias a un público más numeroso y para ayudar a conservar estos frágiles documentos debido a su frecuente manipulación. Después de algún tiempo, la Iglesia anunció que publicaría dos mil documentos primarios relacionados con la vida y ministerio de José Smith en una colección de treinta tomos, Los documentos de José Smith, organizada según el material específico, incluyendo diarios, documentos, historias, documentos administrativos, revelaciones y traducciones inspiradas, y artículos legales y de negocios.

Tomados de una amplia gama de colecciones, tanto públicas como privadas, estos importantes registros proporcionarán luz y conocimiento sobre la vida de José Smith y como resultado, la primera época del mormonismo. El élder Marlin K. Jensen, registrador e Historiador de la Iglesia, comentó: “El estudio de estas fuentes históricas, especialmente en sus formas más antiguas, brinda a los que estudian a José Smith una rica comprensión de la vida del Profeta y el desarrollo de la Iglesia restaurada” (próximo artículo de la revista Ensign, Julio de 2009)

Los Documentos de José Smith, Diarios, Tomo 1: 1832-1839 — The Joseph Smith Papers, Journals, Volume 1: 1832–1839 (Salt Lake City: Church Historian’s Press, 2008) se ha puesto en venta recientemente, justo a tiempo para celebrar la extraordinaria vida del Profeta en el aniversario de su nacimiento, el 23 de diciembre. El próximo año saldrá a la venta un importante volumen en la serie de Revelaciones y Traducciones, como el segundo volumen publicado. En este volumen, se reproducirán cuidadosamente las copias más antiguas, que se sepa, de las revelaciones de José Smith. El élder Jensen comentó: “Parece que José consideraba las revelaciones manuscritas como sus esfuerzos más importantes por captar la voz del Señor condescendiendo a comunicarse en lo que José llamaba el “lenguaje deshonesto, quebrantado, disperso e imperfecto de los hombres” (próximo artículo de la revista Ensign, Julio de 2009) La serie continúa.

Recientemente conseguí el primer tomo de la Librería de BYU y me metí de pleno en él – unas quinientas páginas. Primeramente, es un volumen atractivo, impreso en papel de alta calidad y diseñado para durar mucho tiempo y uso. Incluye meticulosas transcripciones de las fuentes originales; una amplia variedad de imágenes (mapas, fotografías de personas y ejemplos de algunos de los documentos); tablas cuidadosamente preparadas (incluyendo una cronología detallada, cuadro genealógico, organización eclesiástica); un glosario extraordinario; Ensayos preliminares para cada documento; anotaciones reflexivas de los textos; así como meticulosas guías geográficas y biográficas. En verdad es un tesoro y vale cada centavo de su precio ($49.95). Aunque ya estaba familiarizado con los documentos publicados en este primer tomo, las anotaciones e introducciones dieron vida al significado e importancia de los documentos. Me encontré marcando pasajes que captaban mi atención. Por ejemplo, el 1 de abril de 1834, José Smith escribió, “Mi Alma se deleita en la Ley del Señor pues Él perdona mis pecados” (pág. 37). Tales entradas sorprenderán y deleitarán a los lectores.

Los lectores no comienzan en la página 1 y leen hasta el final, tal como leemos una biografía. Éste es un proyecto documental, la clase de esfuerzo que les encanta a los eruditos y a los que aprecian tener una copia original del diario del abuelo o las cartas personales de la madre. Hay algo especial con tales documentos porque nos permiten tocar el pasado en una manera que una obra interpretativa no puede.

Los Documentos de José Smith proporcionan un panorama personal e intimo sobre la vida de José Smith. Los historiadores revisarán cuidadosamente los tomos a fin de brindar nuevas perspectivas sobre el Profeta. Ya de por sí, Los Documentos de José Smith ofrecen nuevas perspectivas, corrigen antiguas suposiciones y nos acerca al original mundo de José Smith, el Profeta de los últimos días. ¡En verdad es una buena época para vivir!

Articulo de Nietzel Holzapfel publicado en el Blog del Centro de Estudios Religiosos

Historia SUD


Monumental proyecto del Hno. Nestro Curbelo sobre la historia sud en America del Sur.

La influencia del ambiente de Nueva Inglaterra sobre Jose Smith

Aparte de los Smith, hubo muchas otras familias de Nueva Inglaterra que estuvieron ligadas a la Restauración: el sucesor de José Smith, Brigham Young, Heber C. Kimball, un fiel Apóstol; además de muchos otros líderes de la Iglesia que también tenían raíces en Nueva Inglaterra. Entre los antepasados de ellos se encontraban personas que habían llegado a América en el buque Mayflower [el barco que llevó al continente americano a los primeros peregrinos procedentes de Inglaterra] o que habían luchado en la guerra de la independencia estadounidense . Esta gente industriosa e independiente que colonizó las deshabitadas extensiones de Nueva Inglaterra eran personas admirables, eran patriotas, responsables y religiosas. José no tenía por qué sentirse avergonzado de lo que se consideraría una humilde cuna, puesto que su ascendencia le había dejado un legado moral duradero.

Muchas de las creencias de los puritanos con las que José Smith se había criado fueron una preparación para los principios y las doctrinas que recibió más tarde por revelación. Cuando recibió la revelación de que no debemos ser ociosos (véase D. y C. 42:42), eso le confirmó que la vida de la gente de Nueva Inglaterra, tan frugal e ingeniosa, era apropiada; cuando el Señor le dijo que buscara conocimiento de los mejores libros “tanto por el estudio como por la fe” (D. y C. 88:118), la revelación afirmó en él la importancia que daban los puritanos a la educación. Y más adelante, cuando el Profeta promulgó el concepto de una sociedad ideal gobernada por Dios, dio a conocer un principio que los puritanos de Nueva Inglaterra podían aceptar sin dificultad.
No obstante, José Smith no era esclavo de sus tradiciones. Durante su vida introdujo doctrinas y ordenanzas del Evangelio que no eran diametralmente opuestas a las creencias puritanas, pero que excedían todas las formulaciones teológicas de otros líderes religiosos en su alcance y claridad. Por ejemplo, su concepto de Dios como un ser personal y amoroso se oponía a la creencia calvinista de un dios inflexible y justiciero. Las revelaciones que declararon que la Trinidad estaba compuesta de tres seres distintos contradijeron la teología tradicional calvinista sobre la Trinidad.
A pesar de la importancia que tuvo en la vida de José Smith la influencia del ambiente en que se crió, Dios fue el que dio forma a sus ideas. Por cierto, el concepto de que el Señor conocía al Profeta en una existencia previa y que lo preparó para encargarse de la misión fundamental de restaurar la Iglesia de Dios en la tierra es parte de la teología de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. José Smith mismo habló de su preordenación: “Todo hombre que tenga un llamamiento para ministrar a los habitantes de este mundo fue ordenado con ese propósito en el Gran Concilio de los cielos, antes de que existiera este mundo. Yo supongo que fui ordenado en ese Gran Concilio para desempeñar esta función”.
Brigham Young dijo de José Smith: “En los concilios eternos, mucho antes de que se creara la tierra, fue decretado que él sería el hombre que en esta última dispensación del mundo revelaría la palabra de Dios y recibiría en su totalidad las llaves y el poder del Sacerdocio del Hijo de Dios. El Señor estaba consciente de él, de su padre, de sus abuelos y de sus progenitores hasta Abraham, desde Abraham hasta los del diluvio, desde los del diluvio hasta Enoc y desde Enoc hasta Adán. Él ha observado a esa familia y todo ese linaje desde su origen hasta el nacimiento de ese hombre, que fue preordenado en las eternidades para presidir esta última dispensación”.
Manual de Institutos La Historia de la Iglesia en la Dispensación del Cumplimiento de los Tiempos. Pág. 26 y 27.
A %d blogueros les gusta esto: