Archivo del sitio

Video: En la obra del Señor, La vida de Thomas S. Monson

Anuncios

José, Episodio 6: Tan calmado como una mañana de verano (1839-1844)

Susan Easton Black presenta este programa que se embarca en una exploración de la vida y de las enseñanzas de José Smith. Un programa conjunto de BYU Broadcasting y el departamento de educación religiosa de BYU, con la facultad de BYU y otros prominentes eruditos SUD.

Este episodio examina el recogimiento de los Santos europeos, la construcción del Templo de Nauvoo, la fundación de la Sociedad de Socorro, y el martirio de José en Cartage.

José, Episodio 5: Paz a vuestra alma (1836-1839)

Susan Easton Black presenta este programa que se embarca en una exploración de la vida y de las enseñanzas de José Smith. Un programa conjunto de BYU Broadcasting y el departamento de educación religiosa de BYU, con la facultad de BYU y otros prominentes eruditos SUD.

Este episodio examina la apostasía de Kirtland, el movimiento de los Santos de Missouri, la detención de José en Far West, la expulsión de los Santos de Missouri, y el encarcelamiento de José en la cárcel de Liberty.

José, Episodio 4: Una casa en su nombre (1832-1836)

Susan Easton Black presenta este programa que se embarca en una exploración de la vida y de las enseñanzas de José Smith. Un programa conjunto de BYU Broadcasting y el departamento de educación religiosa de BYU, con la facultad de BYU y otros prominentes eruditos SUD.

Este episodio examina la persecución de José en Hiram, Ohio, la expulsión de los Santos del condado de Jackson, Missouri, la expedición del Campo de Sión, la Escuela de los Profetas, y el edificio y la dedicación del Templo de Kirtland.

José, Episodio 3: La única Iglesia verdadera y viviente (1830-1832)

Susan Easton Black presenta este programa que se embarca en una exploración de la vida y de las enseñanzas de José Smith. Un programa conjunto de BYU Broadcasting y el departamento de educación religiosa de BYU, con la facultad de BYU y otros prominentes eruditos SUD.

Este episodio examina la organización de la Iglesia, la misión a los lamanitas, el movimiento de los Santos a Ohio y Missouri, y la traducción de José Smith de la Biblia.

José, Episodio 2: El más correcto de todos los libros (1823-1830)

Susan Easton Black presenta este programa que se embarca en una exploración de la vida y de las enseñanzas de José Smith. Un programa conjunto de BYU Broadcasting y el departamento de educación religiosa de BYU, con la facultad de BYU y otros prominentes eruditos SUD.

Este episodio examina el matrimonio de José con Emma Hale, la obtención de las planchas, la traducción del antiguo registro y la publicación del Libro de Mormón.

José, Episodio 1: Yo había visto una visión (1805-1823)

Susan Easton Black presenta este programa que se embarca en una exploración de la vida y de las enseñanzas de José Smith. Un programa conjunto de BYU Broadcasting y el departamento de educación religiosa de BYU, con la facultad de BYU y otros prominentes eruditos SUD.
Este episodio analiza el nacimiento y la infancia de José, su búsqueda del verdadero evangelio, la Primera Visión en la Arboleda Sagrada, y las visitas iniciales del ángel Moroni.

José Smith: El Profeta de la Restauración (Versión 1)

Una película sobre la historia verdadera del profeta José Smith. Él fue un hombre inspirado y muy humilde, fue un hombre de Dios. La Iglesia hizo dos versiones de esta película. Esta es la primera, y salió en un cine cerca del Templo de Salt Lake.

La Necesidad de la Revelación

José Smith:

Los Artículos de Fe 1:9: “Creemos todo lo que Dios ha revelado, todo lo que actualmente revela, y creemos que aún revelará muchos grandes e importantes asuntos pertenecientes al reino de Dios”4.
Jamás podremos entender las cosas de Dios y de los cielos, si no es por medio de la revelación. Podremos espiritualizar y expresar opiniones hasta el fin de la eternidad; pero eso ninguna autoridad nos da”5.
“La doctrina de la revelación sobrepuja en gran manera la doctrina de que no hay revelación; porque una verdad revelada de los cielos vale mucho más que todas las ideas sectarias que existen”6.
“La salvación no puede venir sin revelación; es en vano que persona alguna ejerza su ministerio sin ella… Ningún hombre puede ser ministro de Jesucristo si no tiene el testimonio de Jesús, y éste es el espíritu de la profecía [véase Apocalipsis 19:10]. Cada vez que se ha administrado la salvación, ha sido por testimonio. Los hombres de la época actual testifican del cielo y del infierno, y jamás han visto ni el uno ni el otro; y yo diré que ninguno sabe de estas cosas sin esto”7.
“En Sus enseñanzas Jesús dice: ‘Sobre esta roca edificaré mi Iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella’ [Mateo 16:18]. ¿Qué roca? La revelación”8.
“La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días fue fundada sobre la revelación directa, tal como lo ha sido siempre la verdadera Iglesia de Dios, de acuerdo con las Escrituras (Amós 3:7; Hechos 1:2); y mediante la voluntad y las bendiciones de Dios, he sido un instrumento en Sus manos, hasta ahora, para llevar adelante la causa de Sión”9.

Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: José Smith, pág. 205-206.

Jeffrey R. Holland

“La ansiedad y la expectativa con respecto a la necesidad de recibir dirección divina no era rara entre los reformadores religiosos que prepararon el escenario para la restauración del Evangelio. Uno de los predicadores más famosos de Nueva Inglaterra, Jonathan Edwards, dijo lo siguiente: “Me parece… algo ilógico imaginar… que hubiera un Dios… que se preocupara tanto [por nosotros]… y que, no obstante, no hablara nunca… que no se oyera una palabra [de Él]” 9.

Más adelante, el incomparable Ralph Waldo Emerson sacudió los cimientos mismos de la ortodoxia eclesiástica de Nueva Inglaterra cuando dijo ante la Escuela de Teología de la Universidad de Harvard: “Tengo el deber de decirles que nunca ha habido mayor necesidad que ahora de tener revelación nueva”. “La doctrina de la inspiración se ha perdido… Los milagros, la profecía… la vida de santidad son nada más que historia antigua… Los hombres se refieren a la… revelación como algo que se dio hace mucho tiempo y se terminó, como si Dios hubiera muerto… El deber de un buen maestro”, dijo, “es demostrarnos que Dios es, no que era; que Él habla, no que hablaba 10 .”

Conferencia General de Octubre 2004. “Profetas, Videntes y Reveladores”

Spencer W. Kimball

No existe ningún estudio humano que pueda descubrir los secretos de Dios, pero Él se ha revelado a Sus siervos los profetas, y éstos nos han enseñado sobre Su naturaleza. Cada uno de nosotros puede obtener una confirmación de la verdad por medio del ayuno y la oración. Las tormentas teológicas que hay a nuestro alrededor nos encuentran en calma en medio de la tempestad, con un conocimiento sencillo y seguro del Padre y del Hijo derivado de las Escrituras antiguas y modernas y confirmado por el Espíritu. Debido a ese conocimiento, tenemos la esperanza puesta en la vida eterna15.”

Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Spencer W. Kimball, pág. 76.

Hombres comunes, llamamientos extraordinarios

POR EL ÉLDER BRUCE R. MCCONKIE (1915–1985)

Del Quórum de los Doce Apóstoles

“¿Son humanas las Autoridades Generales?” Supongo que ésta es una pregunta que muchas mentes se plantean, y así ha sido desde el principio. Surge por la misma naturaleza de las cosas, a causa de la alta estima en que consideramos los puestos que estos hermanos han sido llamados a desempeñar.

Lee el resto de esta entrada

¿Qué sacerdocio tuvieron los profetas del Antiguo Testamento?

ROBERT L. MILLET

Robert L. Millet es profesor de escrituras antiguas y ha servido como el Decano de la Educación de Religión en la Universidad Brigham Young.

La voz profética es una voz de autoridad, de autoridad divina, Aquellos que son llamados a hablar por el Señor Jehová reciben el poder de Jehová y son ordenados a Su santo orden. Por tanto parece apropiado que pongamos atención a la naturaleza de la autoridad profética; o sea el poder del santo sacerdocio entre los profetas del antiguo Israel.
El Profeta José Smith escribió en 1842: “Creemos en la misma organización que existió en la Iglesia Primitiva, esto es, apóstoles, profetas, pastores, maestros, evangelistas, etc.” (Artículos de Fe 1: 6). Al llegar el tiempo correcto, cuando Dios el Padre Eterno en su infinita sabiduría decidió volver a establecer Su reino en la tierra, comenzó a restaurar los sacerdocios básicos, los quórumes, y los consejos que había puesto Jesús en el meridiano de los tiempos. La “obra maravillosa y un prodigio” previstos por Isaías (Isaías 29: 14) también incluiría la restauración de la Iglesia de Jesucristo que existió en los siglos previos al ministerio mortal de Jesús (véase DyC 107: 4). Esa restauración consistiría de las verdades, los poderes, los sacerdocios, los convenios y las ordenanzas del Antiguo Testamento de forma que “una unión entera, completa y perfecta, así como un encadenamiento de dispensaciones, llaves, poderes y glorias se realicen y sean revelados desde los días de Adán hasta el tiempo presente. Y no sólo esto, sino que las cosas que jamás se han revelado desde la fundación del mundo, antes fueron escondidas de los sabios y entendidos, serán reveladas a los niños pequeños y a los de pecho en esta, la dispensación del cumplimiento de los tiempos” (DyC 128: 18).
A %d blogueros les gusta esto: