Archivo del sitio

Reseña de Doctrina y Convenios

¿Qué es Doctrina y Convenios?
Doctrina y Convenios (junto con la Biblia, el Libro de Mormón y la Perla de Gran Precio) es uno de los cuatro “libros canónicos” de la Iglesia. Eso significa que la Iglesia ha aceptado a esos cuatro libros como Escritura divinamente inspirada, que los miembros han hecho convenio de obedecer.
El presidente Rudger Clawson, que fue Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, describió la valía de Doctrina y Convenios, de la siguiente forma:
“En mi mano tengo un libro maravilloso; su valor no se puede calcular en dinero. Es uno de los libros sagrados del mundo y quizás no haya ninguno más extraordinario. Se trata de Doctrina y Convenios, uno de los libros canónicos de la Iglesia. Este libro, mis hermanos y hermanas, contiene las revelaciones de Dios dadas a este pueblo por intermedio de José Smith, el Profeta… Ellas constituyen la palabra pura de Dios dirigida a nosotros. Podemos confiar en las enseñanzas de este libro, y deben saber que un estudio profundo y completo de la obra que tengo delante de mí equivale a una educación universitaria. Se preguntarán por qué digo eso; la verdad es que la educación universitaria no nos brinda ni nos puede brindar los principios salvadores de vida eterna. Esa información sólo se recibe directamente de nuestro Padre Celestial.
“El libro de Doctrina y Convenios cubre cada una de las partes del Evangelio de salvación” (en Conference Report, oct. de 1939, pág. 28).

Lee el resto de esta entrada

Bienvenidos a Doctrina y Convenios e Historia de la Iglesia

¿Qué es Doctrina y Convenios?

Doctrina y Convenios (junto con la Biblia, el Libro de Mormón y la Perla de Gran Precio) es uno de los cuatro “libros canónicos” de la Iglesia. Eso significa que la Iglesia ha aceptado a esos cuatro libros como Escritura divinamente inspirada que los miembros hacen convenio de obedecer. El presidente Joseph Fielding Smith, en ese entonces Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, explicó por qué Doctrina y Convenios es diferente del resto de las Escrituras:


“La Biblia es una historia que contiene la doctrina y los mandamientos dados al pueblo en la antigüedad. La misma cosa se aplica al Libro de Mormón, ya que es la doctrina, la historia y los mandamientos del pueblo que moró sobre este continente en días antiguos.

“Mas este libro de Doctrina y Convenios contiene la palabra de Dios a nosotros, que moramos aquí ahora. Es nuestro libro. Pertenece a los Santos de los Últimos Días, y ya que es más precioso que el oro, el Profeta [José Smith] dice que debemos apreciarlo más que las riquezas de toda la tierra. Me pregunto si lo hacemos. Si lo apreciamos, lo comprendemos y sabemos lo que contiene, lo consideraremos de mayor valor que los tesoros; para nosotros vale más que las riquezas de la tierra” (véase Doctrina de Salvación, tomo III, pág. 187).

El presidente Gordon B. Hinckley, en ese entonces consejero de la Primera Presidencia, escribió que “el libro de Doctrina y Convenios es único entre los libros canónicos, ya que es la Constitución de la Iglesia. Si bien incluye escritos y declaraciones de diferentes orígenes, es más que nada un libro de revelaciones que se recibieron por medio del Profeta [José Smith] de esta dispensación.
“Esas revelaciones comienzan con una poderosa declaración que encierra los propósitos de Dios al restaurar Su gran obra de los últimos días:

“ ‘Escudad, oh pueblo de mi iglesia, dice la voz de aquel que mora en las alturas, y cuyos ojos están sobre todos los hombres; sí, de cierto digo: Escuchad, pueblos lejanos; y vosotros los que estáis sobre las islas del mar, oíd juntamente.

“ ‘Porque, en verdad, la voz del Señor se dirige a todo hombre, y no hay quien escape; ni habrá ojo que no vea, ni oído que no oiga, ni corazón que no sea penetrado’ (Doctrina y Convenios 1:1–2).

“Esa majestuosa introducción da paso a un panorama doctrinal proveniente de la fuente de la verdad eterna. Algunas partes son revelaciones directas que el Señor dictaba a Su profeta; otras son las palabras de José Smith, escritas o habladas, de acuerdo con la inspiración del Espíritu Santo. También contiene relatos de sucesos que ocurrieron en diferentes circunstancias. Todo junto, constituyen una cuantiosa dimensión de la doctrina y las prácticas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días…

“Es verdaderamente asombrosa la variedad de temas que trata este libro. Contiene principios y procedimientos concernientes a la manera de gobernar la Iglesia. Establece notables normas de salud con sus respectivas promesas, tanto físicas como espirituales. Describe el convenio del sacerdocio eterno de una forma que no se encuentra en ningún otro libro de las Escrituras. Anuncia los privilegios y las bendiciones, al igual que las limitaciones y las oportunidades, que nos brindan los tres grados de gloria, ampliando la breve mención que Pablo hizo acerca de una gloria del sol, una de la luna y una de las estrellas. Proclama el arrepentimiento en un lenguaje claro y preciso. Explica la manera correcta de bautizar. Con un vocabulario que es comprensible para todos, describe la naturaleza de la Trinidad, tema que, durante siglos, ha sido un interrogante para los teólogos. Enuncia las normas de Dios que deben regir en cuanto al aspecto económico de la Iglesia, e indica la manera de recaudar fondos para su funcionamiento y la forma de utilizarlos. Revela la obra por los muertos con el fin de bendecir a los hijos de Dios de todas las generaciones.
“Al leer Doctrina y Convenios, es evidente que José Smith tenía una comprensión total de los propósitos eternos de Dios” (véase “El orden y la voluntad de Dios”, Liahona, agosto de 1989, págs. 2–3).

¿Por qué es tan importante para mí el estudio de Doctrina y Convenios y de la historia de la Iglesia?

El presidente Ezra Taft Benson dijo: “Doctrina y Convenios es el eslabón entre el Libro de Mormón y la obra continua de la Restauración a través del profeta José Smith y sus sucesores.
“En Doctrina y Convenios aprendemos acerca de la obra en el templo, de las familias eternas, de los grados de gloria, de la organización de la Iglesia y de muchas otras grandes verdades de la Restauración.
“ ‘Escudriñad estos mandamientos’, dice el Señor refiriéndose a Doctrina y Convenios, ‘porque son verdaderos y fidedignos, y las profecías y promesas que contienen se cumplirán todas.
“ ‘Lo que yo, el Señor, he dicho, yo lo he dicho, y no me disculpo; y aunque pasaren los cielos y la tierra, mi palabra no pasará, sino que toda será cumplida, sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo’ (D. y C. 1:37–38).

“El Libro de Mormón lleva a los hombres a Cristo. Doctrina y Convenios lleva a los hombres al reino de Cristo, a saber, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días: ‘la única iglesia verdadera y viviente sobre la faz de toda la tierra’ (D. y C. 1:30). De eso estoy seguro.
“El Libro de Mormón es la ‘piedra angular’ de nuestra religión, y Doctrina y Convenios es la ‘piedra de coronamiento’, con revelación moderna constante. El Señor ha puesto Su sello de aprobación en ambas piedras” (véase “El Libro de Mormón y Doctrina y Convenios”, Liahona, julio de 1987, pág. 85).
Al estudiar Doctrina y Convenios este año, aprenderás de qué modo el Señor restauró las verdades del Evangelio “línea sobre línea, precepto tras precepto” (Doctrina y Convenios 128:21). Tu testimonio sobre la revelación moderna aumentará y tu aprecio por el profeta José Smith será más profundo. Al estudiar acontecimientos significativos de la historia de la Iglesia, leerás acerca de ejemplos inspiradores de sacrificio y devoción, sobre hombres y mujeres que conocían al Señor y ayudaron en el crecimiento de Su reino aquí sobre la tierra, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Por medio del estudio y la oración, tu fe en Jesucristo se fortalecerá, como así también tu deseo de prestar servicio en la edificación de Su reino.

Tomado del Manual de Seminarios de Doctrina y Convenios e Historia de la Iglesia
A %d blogueros les gusta esto: