Archivo del sitio

Los Rollos del Mar Muerto: Una ventana a la Biblia moderna

Por Donald W. Parry

Profesor de la Biblia hebrea en la Universidad Brigham Young.

A principios de 1947, tres pastores que pertenecían a la tribu beduina de Ta‘amireh estaban buscando un animal extraviado. Uno de ellos lanzó una piedra hacia el interior de una cueva y oyó que una vasija de arcilla se quebraba. Al entrar en la cueva, vieron varias vasijas grandes de barro; en algunas de ellas había unos rollos. En los años subsiguientes, los beduinos y los arqueólogos encontraron varios cientos de rollos en once cuevas de la costa noroeste del Mar Muerto.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Nuestra Aceptación de la Biblia

“La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días acepta la Santa Biblia como el principal de sus libros canónicos, el primero entre los libros que han sido proclamados como sus normas escritas en cuanto a fe y doctrina. En el respeto y santidad con que estiman la Biblia, los Santos de los Últimos Días profesan lo mismo que las denominaciones cristianas en general, pero se distinguen de ellas en que también admiten como auténticas y santas otras Escrituras que concuerdan con la Biblia y sirven para apoyar y hacer resaltar sus hechos y doctrinas.

Los Santos de los Últimos Días aceptan los antecedentes históricos y demás datos sobre los cuales la fe cristiana de hoy se basa, en lo que respecta a la autenticidad de los anales bíblicos, tan incondicionalmente como los miembros de cualquier otra secta; y en cuanto a literalidad de interpretación, esta Iglesia probablemente sobresale.

No obstante, tratándose de una traducción errónea, cosa que puede suceder como resultado de la incapacidad humana, la Iglesia anuncia una excepción; y ni aun en esta medida de precaución somos los únicos, porque los que están versados en materias bíblicas generalmente admiten la existencia de errores, tanto en la traducción como en la transcripción del texto. Los Santos de los Últimos Días creen que los escritos originales son la palabra de Dios al hombre, y consideran igualmente auténticas las traducciones de dichos escritos hasta donde se han traducido correctamente. La Biblia declara ser una traducción efectuada mediante la sabiduría del hombre; se ha buscado a los más doctos para su preparación, y sin embargo, no se ha publicado una sola versión en la que se admita no haber errores. Con todo, el investigador imparcial tiene más motivo para maravillarse de la escasez de errores que de su existencia.

No habrá, no puede haber, una traducción absolutamente fidedigna de éstas u otras Escrituras, a menos que se haga por medio del don de traducción, como una de las dádivas del Espíritu Santo. El traductor debe tener el espíritu del profeta, si desea expresar en otro idioma las palabras del profeta; y la sabiduría humana, de sí, no conduce a esta posesión. Léase pues la Biblia reverentemente y con cuidado y oración, buscando el lector la luz del Espíritu siempre para poder distinguir entre la verdad y los errores de los hombres.”

JAMES E. TALMAGE. Artículos de Fe. Pág.262-263

La Infalibilidad de laBiblia

Los Santos de los Últimos Días, reverencian la Biblia; la estudian y creen que es la palabra de Dios. Sin embargo, no creen que la Biblia, tal y como se encuentra en la actualidad, carezca de errores.
José Smith dijo: “Creo en la Biblia tal como se hallaba cuando salió de la pluma de sus escritores originales” (Enseñanzas de los presidentes de la Iglesia: José Smith, pág. 217).

Los Santos de los Últimos Días tienen gran reverencia y amor por la Biblia. La estudian y se esfuerzan por vivir conforme a sus enseñanzas. Atesoran el testimonio que contiene acerca de la vida y misión del Señor Jesucristo. El profeta José Smith estudió la Biblia toda su vida y enseñó sus preceptos. Él testificó que una persona “que puede discernir el poder del Omnipotente grabado en los cielos, también puede ver la propia escritura de Dios en el libro sagrado; y el que más a menudo lo lee, más se complace en él, y aquel que está familiarizado con él, reconocerá la mano [del Señor] dondequiera que la vea” (Enseñanzas del Profeta José Smith, 62).

Al compilar, organizar, traducir y transcribir la Biblia, se introdujeron muchos errores en el texto. La existencia de esos errores se hace manifiesta cuando uno considera las numerosas, y a menudo contradictorias, traducciones de la Biblia que existen hoy día. Quienes estudian la Biblia con esmero a menudo se desconciertan ante contradicciones u omisiones evidentes. Muchas personas también sienten curiosidad por las referencias de profetas bíblicos a los libros o pasajes de las Escrituras que no se encuentran actualmente en la Biblia.
Además de la Biblia, los Santos de los Últimos Días, reverencian y estudian el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios, La Perla de Gran Precio y las palabras de los profetas y apóstoles modernos. Todas estas fuentes de verdades eternas obran juntamente para establecer, aclarar y testificar del plan de nuestro Padre Celestial para acercar a las personas a Jesucristo.

¿Qué versión de la Biblia debemos usar?

Los miembros de habla inglesa deben usar la edición Santo de los Últimos Días de la versión del rey Santiago de la Biblia. Esta edición incluye la Guía Temática, notas al pie, fragmentos de la Traducción de José Smith, pasajes correlacionados con otros de la Biblia, del Libro de Mormón, de Doctrina y Convenios y de la Perla de Gran Precio, además de otras ayudas para el estudio. Aunque otras versiones de la Biblia puedan ser más fáciles de leer, en asuntos doctrinales la revelación de los últimos días apoya la versión del rey Santiago más que cualquier otra de las traducciones al inglés.

Los miembros de habla hispana deben usar la edición Santo de los Últimos Días de la versión Reina-Valera de la Biblia. Esta edición incluye ayudas para el estudio similares a las de la edición Santo de los Últimos Días en inglés.

En muchos otros idiomas diferentes al inglés, la Iglesia ha aprobado una edición de la Biblia que no es Santo de los Últimos Días para que se utilice en las reuniones y las clases de la Iglesia. Los miembros deben utilizar estas ediciones de la Biblia.

La forma más segura de medir la exactitud de cualquier traducción bíblica no es mediante la comparación de los diversos textos, sino mediante la comparación con el Libro de Mormón y con las revelaciones de la actualidad. (Manual 2:21.1.7)

Video Edición SUD de la Biblia

Edición SUD de la Santa Biblia en Español

SALT LAKE CITY 30 de marzo de 2009 En una carta dirigida a las congregaciones de Santos de los Últimos Días hispanohablantes, la Primera Presidencia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días anunció la inminente publicación de la edición Santo de los Últimos Días de la Santa Biblia en español.
“Nos complace anunciar que la edición SUD de la Santa Biblia en español se pondrá a disposición en los centros de distribución locales a partir de septiembre de este año”, expresa la carta dela Primera Presidencia. “La edición contiene nuevos encabezamientos de capítulos, notas al pie de página, pasajes correlacionados con todos los libros canónicos y otras ayudas de estudio que realzarán la comprensión del evangelio de Jesucristo”.



La edición Santo de los Últimos Días de la Biblia en español de 2009 es similar a la edición SUD de la Biblia del Rey Santiago en inglés de 1979, la que, con pasajes correlacionados y ayudas de estudio, hizo que las Escrituras fueran mucho más accesibles a los Santos de los Últimos Días de habla inglesa. El proyecto de la Biblia en español es uno de los proyectos de Escrituras más importantes que la Iglesia haya emprendido. El texto de esta nueva edición está basado en la edición Reina-Valera de 1909 y se lo puede comparar, en lo que respecta a lo sublime del idioma, a la versión del Rey Santiago de la Santa Biblia en inglés.

Los líderes de la Iglesia comenzaron el proceso de producir una edición Santo de los Últimos Días de la Biblia en español en respuesta al aumento del número de miembros hispanohablantes de la Iglesia. Después de años de trabajo, esta nueva edición beneficiará a unos cuatro millones y medio de Santos de los Últimos Días, quienes hablan español como idioma natal.
“Esta nueva edición de la Biblia fomentará el estudio del Evangelio y generará una apreciación más profunda por este maravilloso y especial libro de Escritura”, dijo el élder D. Todd Christofferson, miembro del Quórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia. “Esperamos que esto conduzca a los miembros hispanohablantes de la Iglesia a estudiar la Biblia con regularidad y que las excelentes ayudas para el estudio den lugar a una mayor comprensión de las Escrituras, seguido de una aplicación más ferviente de las enseñanzas de las Escrituras”.
La edición Reina-Valera de 1909 de la Biblia fue revisada por líderes de la Iglesia, equipos de traductores, lingüistas profesionales y miembros laicos calificados de la Iglesia. Se organizaron comités de lectura por todo el mundo y se completaron exámenes extensivos regionales para asegurar la exactitud. La edición Santo de los Últimos Días de 2009 moderniza algunas de las construcciones gramaticales y vocabulario antiguos que han cambiado de significado y aceptación.
“Al embarcarnos en este proyecto, fuimos sensibles a la naturaleza sagrada de esta obra. Hemos intentado preservar el texto de 1909 y hemos efectuado cambios muy conservadores para
garantizar la exactitud, el entendimiento y la fidelidad de los textos originales”, dice el director de la División de Traducción de la Iglesia, Jeffrey C. Bateson. “La naturaleza espiritual de esta obra fue una experiencia humilde y edificante para todos los que participaron en ella”.
La Iglesia planea publicar la edición Santo de los Últimos Días en septiembre de este año, que es precisamente el centenario de la edición Reina-Valera que se utilizó como el texto base. Este anuncio por adelantado proporciona a las familias el tiempo que se requiere para planear la compra de esta nueva publicación.
La nueva edición estará disponible en forma impresa, electrónica y en archivos de audio. Las Biblias impresas y los discos compactos de audio estarán disponibles en los centros de distribución locales. Los textos electrónicos y los archivos MP3 de audio estarán disponibles en el sitio web de la Iglesia. Para obtener información adicional en inglés y en español, visite SantaBiblia.lds.org.
Los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días consideran la Biblia como un libro de Escrituras, junto con el Libro de Mormón y otros textos sagrados. El octavo Artículo de Fe de la Iglesia expresa: “Creemos que la Biblia es la palabra de Dios hasta donde esté traducida correctamente; también creemos que el Libro de Mormón es la palabra de Dios”.
Publicado en Newsroom
A %d blogueros les gusta esto: