Archivo del sitio

Impulso Humanitario

Quinto de una serie de cinco partes sobre por qué la fe es importante para la sociedad

“Muchos, quizá la totalidad, de las grandes religiones del mundo enseñan a sus seguidores la importancia de hacer sacrificios por el bien de los demás, a través de la caridad, la hospitalidad, visitar a los enfermos, ayudar a los necesitados, dando consuelo a las personas en crisis, ofreciendo momentos de belleza moral a lo que podrían ser vidas duras y solitarias. “- Rabino Jonathan Sacks [1]

Es difícil contar las formas en las que la religión beneficia a la sociedad. Lo intangible es lo mejor que hace la fe. Las iglesias vigorizan a las comunidades a través de asociaciones locales de apoyo. Las diferencias en las cosmovisiones religiosas enriquecen nuestra existencia común. Las voces de la conciencia moral nos mantienen para nuestros más altos ideales. Y la dignidad de nuestras relaciones con los demás se ve reforzada por los derechos humanos y la libertad religiosa.

Detrás de esto radica la responsabilidad única del creyente. La gente de fe contribuye a la sociedad a causa de su obligación para con Dios y la conciencia, no por privilegio, superioridad o recompensa.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: