La Voz de la Conciencia Religiosa

Cuarto en una serie de cinco capítulos sobre por qué la fe es importante para la sociedad

sociedad

“Los grandes interrogantes de la existencia humana … nos pertenecen a todos. El tratar de responder a ellas con fidelidad a nuestros corazones y conciencia es una de las actividades humanas más nobles de todas. “- Wilfred McClay [1]

Las sociedades son complejas. Parece que hay tantas opiniones y creencias como individuos. Y cada uno quiere ser escuchado.

Ya sea que se trate de elecciones, educación o economía, la gente habla sobre las cuestiones que les preocupan. Los creyentes religiosos son apasionados de los mismos temas, pero ofrecen perspectivas informadas por su fe. Y debido a que la religión ocupa un espacio tan grande en el espectro de la vida humana, la gama de soluciones sería menor sin la voz de la conciencia religiosa.

Cada sociedad vive en una edad en particular. Atrapada dentro de nuestros propios horizontes, dejamos que nuestros principios y valores rectores crezcan viciados. De vez en cuando, las sociedades necesitan ser desafiadas, corregidas y mejoradas. Y son a menudo las voces religiosas que despiertan lo mejor de nosotros mismos y actúan como la conciencia de la sociedad.

Discurso cívico – las cuestiones de equidad, paz, libertad y el bienestar en general – a menudo adquieren dimensiones religiosas. Hay voces en todos los ámbitos de la vida pública, incluso la religión, que ahogan el buen sentido de estas esferas. Pero una masa crítica de civilidad puede aislar el extremismo. En su mejor momento, las voces de fe elevan los debates públicos más allá del aquí y ahora. Por ejemplo, Martin Luther King Jr. alimentó un movimiento por la justicia racial y civil a través de su profundidad y elocuencia como pastor.

Pero las palabras por si mismas no van tan lejos. La forma más común de la conciencia religiosa brota desde donde la vida se practica; de la gente que poco a poco y en silencio trabaja para aliviar la pobreza, mejorar la salud pública, fortalecer las relaciones familiares y la defensa de los derechos humanos. De esta manera, la conciencia no se somete a los dictados de una ideología o partido. Simplemente se hace lo que se cree que es correcto.

Este doble beneficio de la orientación moral y soluciones prácticas hará siempre de la religión una fuerza relevante en la sociedad.

Los ejemplos abundan. William Wilberforce aplicó la ética cristiana para abolir la trata de esclavos en Gran Bretaña. Abraham Lincoln se basó en las verdades de la Biblia para sanar a una nación dividida. Mahatma Gandhi difundió los principios religiosos de la no violencia para liderar la India a la independencia. Y la lista sigue. Estos individuos se resistieron a la veta de su tiempo, y anunciaron algo nuevo.

Ser una voz de la conciencia religiosa no da lugar a la popularidad. Podemos estar en desacuerdo acerca de las cosas importantes con buena voluntad. No es prudente hacer rivales o enemigos. De hecho, quienes poseen otras posturas pueden llegar a ser útiles colaboradores donde se alinean los objetivos sociales. No es cómodo escuchar a críticos poniendo nuestras creencias en tela de juicio, sin embargo, nos muestra la fuerza y la participación en conversaciones sinceras con los que se oponen a nuestros puntos de vista. Después de todo, confiamos en que “la verdad va a cortar su propio camino” y el amor finalmente ganar en el concurso de los ideales. [2]

La armonía tiene diferentes partes, no sólo una melodía.

Al final, nuestra conciencia es todo lo que tenemos. Todo lo demás – las posesiones materiales, la condición social, la riqueza – puede ser quitado. Pero las creencias y valores que constituyen nuestra brújula moral, el espacio invisible en nuestros corazones que separa el bien del mal, el significado que atribuimos a la vida y el aguijón interno que nos impulsa a compartir nuestra visión son las cosas que nos dan dignidad.

La capacidad de expresar esta conciencia es nuestro derecho de nacimiento como seres humanos. Sin ella, las otras libertades tienen poco significado.

[1] Wilfred McClay, “Honoring Faith in the Public Square,” Christianity Today, Nov. 21, 2012.

[2] See History of the Church, 5:498–99; quotation taken from a discourse given by Joseph Smith on July 9, 1843: “If I esteem mankind to be in error, shall I bear them down? No. I will lift them up, and in their own way too, if I cannot persuade them my way is better; and I will not seek to compel any man to believe as I do, only by the force of reasoning, for truth will cut its own way.”

Anuncios

Acerca de lualcaro

Soy un SUD peruano de 1ra generación.

Publicado el 6 julio, 2016 en General y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: