Reseña de Doctrina y Convenios

¿Qué es Doctrina y Convenios?
Doctrina y Convenios (junto con la Biblia, el Libro de Mormón y la Perla de Gran Precio) es uno de los cuatro “libros canónicos” de la Iglesia. Eso significa que la Iglesia ha aceptado a esos cuatro libros como Escritura divinamente inspirada, que los miembros han hecho convenio de obedecer.
El presidente Rudger Clawson, que fue Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, describió la valía de Doctrina y Convenios, de la siguiente forma:
“En mi mano tengo un libro maravilloso; su valor no se puede calcular en dinero. Es uno de los libros sagrados del mundo y quizás no haya ninguno más extraordinario. Se trata de Doctrina y Convenios, uno de los libros canónicos de la Iglesia. Este libro, mis hermanos y hermanas, contiene las revelaciones de Dios dadas a este pueblo por intermedio de José Smith, el Profeta… Ellas constituyen la palabra pura de Dios dirigida a nosotros. Podemos confiar en las enseñanzas de este libro, y deben saber que un estudio profundo y completo de la obra que tengo delante de mí equivale a una educación universitaria. Se preguntarán por qué digo eso; la verdad es que la educación universitaria no nos brinda ni nos puede brindar los principios salvadores de vida eterna. Esa información sólo se recibe directamente de nuestro Padre Celestial.
“El libro de Doctrina y Convenios cubre cada una de las partes del Evangelio de salvación” (en Conference Report, oct. de 1939, pág. 28).

El presidente Gordon B. Hinckley, en ese entonces Consejero de la Primera Presidencia, agregó:
“El libro de Doctrina y Convenios es único entre los libros canónicos, ya que es la constitución de la Iglesia. Si bien incluye escritos y declaraciones de diferentes orígenes, es más que nada un libro de revelaciones que se recibieron por medio del Profeta de esta dispensación.
“Esas revelaciones comienzan con una poderosa declaración que encierra los propósitos de Dios al restaurar Su gran obra de los últimos días [véase D. y C. 1:1–2]…
“Esa majestuosa introducción da paso a un panorama doctrinal proveniente de la fuente de la verdad eterna. Algunas partes son revelaciones directas que el Señor dictaba a Su profeta; otras son las palabras de José Smith, escritas o habladas, de acuerdo con la inspiración del Espíritu Santo. También contiene relatos de sucesos que ocurrieron en diferentes circunstancias. Todo junto, constituyen una cuantiosa dimensión de la doctrina y las prácticas de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días…
“Es verdaderamente asombrosa la variedad de temas que trata este libro. Contiene principios y procedimientos concernientes a la manera de gobernar la Iglesia. Establece notables normas de salud con sus respectivas promesas, tanto físicas como espirituales. Describe el convenio del sacerdocio eterno de una forma que no se encuentra en ningún otro libro de las Escrituras. Anuncia los privilegios y las bendiciones, al igual que las limitaciones y las oportunidades, que nos brindan los tres grados de gloria, ampliando la breve mención que Pablo hace acerca de una gloria del sol, una de la luna y una de las estrellas. Proclama el arrepentimiento en un lenguaje claro y preciso. Explica la manera correcta de bautizar. Con un vocabulario que es comprensible para todos, describe la naturaleza de la Trinidad, tema que, durante siglos, ha sido un interrogante para los teólogos. Enuncia las normas de Dios que deben regir en cuanto al aspecto económico de la Iglesia, e indica la manera de recaudar fondos para su funcionamiento y la forma de utilizarlos. Revela la obra por los muertos con el fin de bendecir a los hijos de Dios de todas las generaciones.

“Al leer Doctrina y Convenios, es evidente que José Smith tenía una comprensión total de los propósitos eternos de Dios” (véase “El orden y la voluntad de Dios”, Liahona, agosto de 1989, págs. 2–3).

¿Por qué es importante el estudio de Doctrina y Convenios y de la historia de la Iglesia?
El presidente Ezra Taft Benson dijo:
“Doctrina y Convenios es el eslabón entre el Libro de Mormón y la obra continua de la Restauración a través del profeta José Smith y sus sucesores.
“En Doctrina y Convenios aprendemos acerca de la obra en el templo,Piedra de coronamiento de las familias eternas, de los grados de gloria, de la organización de la Iglesia y muchas otras grandes verdades de la Restauración.
“ ‘Escudriñad estos mandamientos’ , dijo el Señor refiriéndose a Doctrina y Convenios, ‘porque son verdaderos y fidedignos, y las profecías y promesas que contienen se cumplirán todas.
“ ‘Lo que yo, el Señor, he dicho, yo lo he dicho, y no me disculpo; y aunque pasaren los cielos y la tierra, mi palabra no pasará, sino que toda será cumplida, sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo’ (D. y C. 1:37–38).
“El Libro de Mormón lleva a los hombres a Cristo. Doctrina y Convenios lleva a los hombres al reino de Cristo, a saber, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días: ‘la única iglesia verdadera y viviente sobre la faz de toda la tierra’ (D. y C. 1:30). De eso estoy seguro.
“El Libro de Mormón es la ‘piedra angular’ de nuestra religión, y Doctrina y Convenios es la ‘piedra de coronamiento’, con revelación moderna constante. El Señor ha puesto Su sello de aprobación en ambas piedras” (véase “El Libro de Mormón y Doctrina y Convenios”, Liahona, julio de 1987, pág. 85).

¿Cómo obtuvimos Doctrina y Convenios?
“1. A mediados de 1830, José Smith comenzó a ordenar y a compilar algunas de las revelaciones que había recibido hasta el momento.
“2. En la conferencia del 1 de noviembre de 1831, se decidió imprimir 10.000 ejemplares de lo que se conocería como ‘A Book of Commandments’ [Un Libro de Mandamientos]. Más tarde se resolvió imprimir sólo 3.000 ejemplares.
“3. Oliver Cowdery y John Whitmer llevaron las revelaciones compiladas al Condado de Jackson, Misuri, con el fin de imprimirlas.
“4. El 20 de julio de 1833, un populacho destruyó la imprenta de W. W. Phelps & Co. y la mayoría de las revelaciones impresas. Una cierta cantidad de ejemplares del trabajo incompleto de 65 capítulos se salvó de esa acción destructora.
“5. El 24 de septiembre de 1834, el sumo consejo de Kirtland, Ohio, hizo los arreglos necesarios para preparar otro tomo de revelaciones.
“6. El 17 de agosto de 1835, una asamblea general aceptó, de un comité integrado por José Smith, Sidney Rigdon, Oliver Cowdery y Frederick G. Williams, que se imprimiera el manuscrito de revelaciones. A esa edición de [103] secciones, llamada Doctrina y Convenios, se le conoce como la edición de 1835.
“7. El 27 de junio de 1844, el profeta José Smith murió como mártir y una edición de 111 secciones se imprimió luego del martirio.
“8. La próxima edición, que amplió Doctrina y Convenios a 136 secciones, se imprimió en 1876 [por el élder Orson Pratt, bajo la dirección del presidente Brigham Young]. En esa edición, las revelaciones se dividieron en versículos.
“9. En 1921, se publicó una nueva edición en la que se omitieron las “Lectures on Faith” [Discursos sobre la fe], que se había publicado en ediciones anteriores. A ese tomo se le agregaron introducciones a las secciones, páginas a doble columna y referencias revisadas al pie de la página y un índice” (Roy W. Doxey, comp., Latter-day Prophets and the Doctrine and Covenants: Tomo 1, 1978, págs. xiii–xiv).
“[En 1979], después de diez años de ardua labor por parte de un verdadero ejército de voluntarios, la Iglesia publicó, en inglés, la edición de la Biblia de la versión del rey Santiago. Después siguieron [en 1981] las nuevas ediciones del Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y la Perla de Gran Precio. Se disponía de los antiguos manuscritos, lo cual facilitó la corrección de muchos errores de impresión.
“…a Doctrina y Convenios, el libro que jamás se terminará, se agregaron dos secciones más.
“…se añadió un innovador sistema de correlación de referencias de todos los libros canónicos, el cual contiene miles de notas al pie de la página, proporcionando así cientos de miles de combinaciones posibles de información.

“…A todos los capítulos se les dieron nuevos encabezamientos…
“A la combinación triple se le añadió un índice con más de cuatrocientas páginas y mapas históricos de la Iglesia. Es la primera vez, en casi cien años, que se ha hecho una cosa así para que el contenido de las Escrituras sea más accesible a los miembros de la Iglesia.
“La revelación en cuanto al sacerdocio se recibió a tiempo para que se añadiera a las nuevas ediciones de las Escrituras, una evidencia más de la dirección recibida del otro lado del velo” (Boyd K. Packer, “La biblioteca del Señor”, Liahona, julio de 1990, pág. 45).

Doctrina y Convenios: Manual de consulta del maestro de Seminarios. Pág.16-18.

Acerca de lualcaro

Soy un SUD peruano de 1ra generación.

Publicado el 11 noviembre, 2014 en General y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Me gusta como lo dice Dios porque yo soy así de fuerte lo que yo he dicho lo he dicho y no me disculpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: