Autenticidad del Libro de Mormón

La evidencia principal de la autenticidad o veracidad del Libro de Mormón procede de Dios mismo. Como se promete en el Libro de Mormón, cualquier persona puede saber acerca de su veracidad al leerlo y preguntar a Dios, con un corazón sincero y con verdadera intención, si es verdadero (véase Moroni 10:3–5). “Con verdadera intención” significa que aquellos que pregunten deben estar dispuestos o comprometidos a actuar conforme con la manifestación, una vez que la reciban. De otro modo, no se cumple la promesa. El Espíritu Santo confirma la verdad a través de una revelación directa al individuo. Toda otra evidencia sobre la autenticidad del Libro de Mormón es secundaria. Millones de personas han testificado que han recibido un testimonio personal de Dios, por el poder del Espíritu Santo, que el Libro de Mormón es verdadero.

Información adicional

El libro de Mormón es otro testamento de Jesucristo. Fue escrito y preservado por sus autores originales con el fin de convencer a futuros lectores, que Jesús es el Cristo, y para persuadirles a venir a Cristo y ser salvos.

El Señor ha revelado que

• El Libro de Mormón se tradujo de planchas que contenían grabados sobre anales antiguos (véase D. y C. 3:19, 8:1).

• La traducción del Libro de Mormón es verdadera (véase D. y C.17:6).

• Contiene la verdad y Sus palabras (véase D. y C. 19:26).

• Fue traducido por el poder de lo alto (véase D. y C. 20:8).

• Contiene la historia de un pueblo caído (véase D. y C. 20:9).

• Contiene la plenitud del evangelio (véase D. y C. 42:12).

En muchos otros pasajes de Doctrina y Convenios el Señor se refiere a los pueblos y a los profetas del Libro de Mormón.

José Smith tradujo el Libro de Mormón (más de 500 páginas) por el don y el poder de Dios en aproximadamente sesenta días. Durante el proceso de traducción, José dictaba una línea a la vez, pero no se detenía a revisar las frases o páginas anteriores. No existen evidencias de que él llevara ningún tipo de notas, manuscritos o documentos para ayudarse con la traducción. Tampoco existen evidencias de que José Smith hiciera investigación alguna o leyera mucho en general, antes que él publicara el Libro de Mormón. El libro resultante, una relación compleja de individuos, comunidades y naciones, de enseñanzas religiosas y textos fuentes– posee consistencia interna y es una evidencia en sí mismo, que José Smith no lo escribió.

El hecho de que José Smith realmente tuvo las planchas de oro por un tiempo, a fines de 1820, ha quedado establecido por once testigos, quienes vieron y palparon las planchas.

Desde el tiempo de su primer publicación hasta el actual, han habido críticas a la autenticidad del Libro de Mormón de varias formas distintas. Han fracasado todos los intentos de hallar una explicación distinta del origen del Libro de Mormón de la que da el propio libro. No hay evidencias que sirvan para desacreditar el testimonio del profeta José Smith. La Iglesia sigue creciendo y personas de todas las naciones continúan recibiendo un conocimiento de la veracidad del Libro de Mormón por el poder del Espíritu Santo.

(Véase también Portada del Libro de Mormón; Introducción del Libro de Mormón; El Testimonio de Tres Testigos; El Testimonio de Ocho Testigos; El Testimonio del Profeta José Smith).

https://www.lds.org/topics/book-of-mormon-authenticity-of?lang=spa

Anuncios

Acerca de lualcaro

Soy un SUD peruano de 1ra generación.

Publicado el 5 noviembre, 2014 en General. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: